¿EXISTE UN MANUAL DE COMO SER UNA MADRE O UN PADRE PERFECTO?

Casi siempre solemos tener la costumbre de decir a las personas que nos rodean como tienen que actuar ante determinados problemas o determinadas situaciones. Digamos que es una vieja costumbre que se va trasmitiendo de generación en generación.

Como no podía ser menos, cuando eres madre, esta “costumbre” también aparece.

Cuando estas embarazada, recibes sugerencias de otras mamas de cómo llevar tu embarazo, de lo que debes o no hacer en ese estado. Recibes tantas sugerencias que muchas veces sientes hasta miedo.

Cuando se va a acercar el parto, empiezas a escuchar historias de como le fue a la hija de la vecina en el parto, lo mal que lo pasó, de que si el bebe nació de una manera o de otra, que si a un familiar tuyo le pasó esto otro, en fin, recibes tanta información que con perdón de la expresión, cuando llega ese momento, te encuentras en el paritorio con tus contracciones y acojonada por todo lo que te han contado.

Y que decir de cuando nace tu bebe y la visita viene a verte. Te ven darle el pecho y te miran con cara de, “pobrecita no tiene ni idea de hacerlo” y a la vez te dan un consejito de como se supone que lo tienes que hacer. Por no hablar, de la presión psicológica que te hacen aquellos que se enteran, de que has decidido darle a tu hijo biberón en lugar de pecho.

Que tu hijo llora o se come los puños, siempre hay un, – ¡Pobrecito, seguro que tiene hambre! – y si les dices que acaba de comer ahí están ellos para decirte, – ¡Pues yo creo que se ha quedado con hambre, deberías darle un poco más! –

Que te ven con tu hijo en brazos, durmiéndole o simplemente disfrutando de tenerle cogido y casi siempre hay alguien que te dice…- ¡Uy, no deberías de cogerle tanto porque como se acostumbre a los brazos, verás! –

Y que decir de los que siempre vienen a decirte como tienes o no que educar a tu hijo. En fin, podría poner un montón de ejemplos más con los que estoy segura que te sentirías identificado pero no terminaría nunca este post.

Si algo he aprendido a lo largo de estos 6 años como mamá, es que nunca 2 bebes son iguales, aunque sean gemelos y sean idénticos físicamente.

Cuando eres madre o padre, llegas a conocer cada tono de su llanto, si es por hambre, dolor, sueño, etc. Llegas a conocer de que manera le gusta más a tu hijo que le abraces, donde es el sitio donde más cosquillas tiene, cuáles son sus manías y sus miedos, como se expresa si está enfadado, triste, alegre, etc.

No creo que exista un manual de cómo ser una madre o un padre perfecto. Simplemente el instinto maternal o paternal, te hará hacerlo de la mejor manera.

Yo cada día actúo de la manera en la cual yo considero que es lo mejor para ellos. Intento educarles y criarles de la mejor manera posible. Por su puesto que seguramente hay momentos en los que me equivoque y otros en los que no, pero lo que si tengo claro a día de hoy, es que no me dejo condicionar.

No digo con esto que no haya que escuchar lo que te dicen, de hecho, yo lo hago. Escucho, proceso la información y si decido que me puede ser útil, lo aprovecho y lo pongo en práctica.

Así que, mamis y papis, escuchar los “consejos” que os dan, pero no os sintáis obligados a cambiar vuestra manera de criar a vuestros hijos.

La maternidad sin duda es todo un aprendizaje, el camino se irá marcando solo.

Cicatrices del cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s