“LA PEQUEÑA ALEGRÍA”

Hoy en día, podemos leer muchos posts en los cuales se hablan de las emociones.

Yo hoy quiero hacer un post sobre ello, pero para hacerlo diferente intentare describir cada emoción desde mi punto de vista.

Empezaré por LA ALEGRÍA”.

Para mí la alegría, es una niña de unos 6 u 8 años de edad, la cual, en algunos momentos, puede llegar a ser muy inocente. Su pelo es de color anaranjado y siempre le gusta ir vestida de colores llamativos para llamar la atención.

Va caminando por la vida de tal manera, que parece que va flotando por el aire.

Le apasiona que la gente la reconozca y hace que la persona que comparta el día con ella, siempre lleve una sonrisa dibujada en la boca. Es la encargada de que bailes, cantes, saltes, de que te duela la tripa por no parar de reír. Es la responsable de que llenes de besos a todo aquel que tienes a tu lado, o de que abraces a todo el mundo sin un motivo aparente…

Esos días en los que alegría te acompaña, te pones el mundo por bandera y no hay nadie que te frene. Sin duda todos estaremos de acuerdo en que es una de las mejores emociones.

Pero ATENCIÓN, la pequeña ALEGRÍA, ¿Es tan buena compañera?¿Puede llegar a dañarte?

Siento tener que deciros que todo en exceso es contraproducente. Cuando se tiene un exceso de alegría, podemos caer en la EUFORIA y ahí es donde puede ser dañino para nosotros.

La EUFORIA no es mas que una falsa alegría. Yo la comparo con una montaña rusa. Cuando estas en ella, sin darte cuenta, empiezas a subir y llegas a lo mas alto. Cuando estás ahí arriba, te dejas llevar por lo maravillosas que son las vistas desde donde estas, eres incapaz de ver que es lo que hay abajo, por lo tanto, te dejas llevar por lo que estas viendo e incluso a veces, empiezas a imaginarte como será de maravilloso lo que esta ahí abajo.

Pasado un tiempo, vuelves a caer hasta tocar el suelo y casi siempre sueles darte cuenta, que quizá todo lo maravilloso que veías en el pico más alto de la montaña, no era tan real y maravilloso como creías. Entonces es ahí cuando te decepcionas.

La EUFORIA nos impide ver los riesgos o las amenazas, por lo tanto, nos hace quedar expuestos a lo que no deseamos.

Muchas veces nos hace huir de la realidad. Esa realidad a la que tarde o temprano tendremos que rendir cuentas. Nos hace pagar un alto desgaste emocional.

Recuerda siempre, que la euforia, te hace estar en ese pico más alto de la montaña, donde todo es maravilloso y nada puede estropearlo. Intenta tomar consciencia de que estas en ese momento e intenta bajar a tierra firme para ver lo que se esconde detrás.

Vive la ALEGRÍA como se merece, dejándola entrar en ti, pero no permitiendo que ella te maneje, si no todo lo contrario, manejándola tú. Solo así podrás sentirla en todo su esplendor y no podrá hacerte daño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s